Consejos para comprar una segunda residencia

Comprar una segunda residencia es el sueño de muchos, ya sea para ir de vacaciones o simplemente para alquilarla y tener unos ingresos extra. Son muchas las preguntas que nos invaden cuando debemos tomar una decisión importante.

Una segunda casa ofrece la posibilidad de vivir momentos únicos y de desconexión, especialmente en verano. Según el Banco Central Europeo, 4 de cada 10 familias españolas poseen una segunda propiedad.

Pero antes de llevar a cabo la mejor elección, conviene valorar una serie de puntos.

La zona

Para delimitar la zona debemos tener claros los intereses que se buscan. Playa, montaña, frío, calor, edificio, urbanización… También es importante considerar que la zona que escojamos va a ser para siempre, cada año será la misma zona y el mismo lugar. Tiene que tener todo lo que uno necesita.

El hecho de desconocer la zona también puede ser un inconveniente. Muchos compradores no conocen a nadie en la zona más que al vendedor o al agente inmobiliario. Conviene informarse bien de la zona, a ser posible con algún conocido; sino las nuevas tecnologías permiten conocer gente de una zona concreta que seguro que podrán informar sobre ella.

La comunicación

El lugar que escojamos debe reunir ciertos requisitos indispensables: servicios, como tiendas, bancos, farmacias, restaurantes…, atención médica próxima, ocio para gente mayor y para pequeños… Quizá estos requisitos no parezcan indispensables, pero puede resultar muy molesto cuando se tenga que coger el coche para hacer cualquier pequeña gestión cotidiana.

La distancia

Dependiendo para qué sea la segunda residencia, vacaciones o fines de semana, es importante tener en cuenta la distancia a la que está. Si es para el fin de semana interesa que sea un sitio cercano y que se pueda acceder de una manera fácil, sin tener que hacer muchas horas de viaje. Si la distancia es larga, los desplazamientos se convertirán en un inconveniente y apenas sacaremos provecho de la casa de vacaciones.

El precio

Es importante valorar el precio de la propiedad en función del uso que se le dé. No es lo mismo disfrutar de una segunda residencia todos los fines de semana que sólo en verano.

Debemos estudiar todas las posibilidades, la impulsividad puede jugar una mala pasada. Lo mejor es informarse del precio media que tiene la zona y barajar distintas opciones. Visitar más de una casa puede ayudar, ya que se veremos los pros y contras de cada una.

Los costes a tener en cuenta

Además del precio de la propia casa, se van a generar otros costes que debemos tener en cuenta. Por mucho que la casa permanezca desocupada durante mucho tiempo se deberán pagar los gastos de mantenimiento. Gas, agua, luz, gastos de comunidad, impuestos de propiedad… Algunas viviendas, incluso pueden tener gastos no tan habituales como el mantenimiento de la piscina o el cuidado del jardín. Tenerlo en cuenta evitará desagradables sorpresas en un futuro.

Son muchos los factores que tenemos que considerar antes de comprar una segunda residencia. El impulso y las ganas de comprarla no siempre acertarán con la mejor elección. Es una decisión que se debe meditar. Es muy importante estudiar todas las posibilidades que se nos ofrecen, y no lanzarnos siempre a la primera opción.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*