¿Puedo vender el piso por mi cuenta?

vender piso por mi cuentaEl mercado inmobiliario está en alza. O al menos eso es no que nos repiten cada día en la prensa, en Internet y en la tele. Viendo este panorama alcista puede que ahora decidas que he llegado el momento de vender tu vivienda. Y estás pensando que este proyecto lo vas a realizar por cuenta propia, y que no necesitas de ningún agente inmobiliario para llevarlo al éxito.  Pero, ¿has pensado en los riesgos que corres vendiéndola por tu cuenta? Te vamos a contar 5 riesgos a los que te expones vendiendo tu vivienda sin ayuda profesional.

1. ¿SABES CÓMO ESTA EL MERCADO? 

Poner el precio a nuestra vivienda será el primer reto al que nos enfrentaremos, y aquí los errores que podemos cometes son amplios y variados:

Error nº1: Darle un valor al piso en función del dinero que necesitas

Sin duda este es uno de los errores más comunes. Valoramos el piso que queremos vender según el dinero que necesitamos para comprar una nueva vivienda o poner en marcha el proyecto en el que estamos inmersos.

Si estás pensando en comprar una vivienda, calcula muy bien lo que necesitas antes de poner tu piso a la venta. La experiencia me dice que no suelen coincidir.

Error nº2: Tomar como referencia el precio al que tu vecino dice que ha vendido su piso

La información es poder y conocer el precio al que se han vendido inmuebles con ubicación y características similares a la tuya puede ayudarte a fijar el precio de tu vivienda.

¿Pero qué pasa si la información llega desde una fuente poco fiable? Confía sólo en datos que puedas contrastar si quieres empezar bien con la venta de tu piso.

Error nº3: Empezar con un precio elevado

Puede parecer una buena estrategia. Primero poner tu piso a la venta a un precio elevado para jugar a las ofertas cuando llegue el momento.

Lo cierto es que no es muy recomendable. En primer lugar, cuando los potenciales compradores hacen sus búsquedas en internet, no miran piso a piso. Utilizan filtros como precio o zona para facilitar la búsqueda, o activan alertas según sus preferencias. Si tu vivienda tiene un precio demasiado elevado, ni siquiera lo verán.

En segundo lugar, siguiendo esta estrategia, corres el riesgo de que nadie te haga una oferta. Muchos compradores se sienten incómodos realizando ofertas o negociando. Es posible que para evitar esa situación, visiten primero aquellas viviendas que cumplan con sus expectativas de precio.

Error nº4: Bajar el precio para acelerar la venta

Estamos hablando de una idea igual de mala que la anterior, o peor. Con una buena estrategia de venta y el plan de marketing acertado, podrás vender en poco tiempo y a precio de mercado.

Error nº5: Descartar las primeras ofertas

No existe una verdad absoluta sobre este tema. Lo que sí es “verdad verdadera” es que vale la pena valorar todas las ofertas. Quizás el comprador llegue en los primeros días y su oferta sea la mejor que escuchemos.

2. ¿SABES A QUIÉN LE ESTÁS ENSEÑANDO TU CASA?

Aunque pueda parecer demasiado precavido, no está de más estar acompañado cuando recibes visitas en casa. Un amigo o familiar que esté en casa mientras recibes a los interesados. Y, sobre todo, nunca dejes al interesado solo en tu casa, acompáñale en todo momento.

No des ninguna información confidencial o relacionada con la seguridad de tu vivienda antes de formalizar la compraventa. Desconfía si el posible comprador insiste en conocer los sistemas de seguridad que tiene la vivienda, finca o urbanización, los momentos del día en los que no hay nadie en ella, etc.

3. ¿CONOCES A TU COMPRADOR?

“La casa nos gusta. Si eso ya le llamaremos”. La frase se repite en numerosas ocasiones en las viviendas en venta y en ocasiones provoca que te hagas ilusiones en vano ya que la llamada nunca llega. Si esta situación se hace recurrente te puede hacer caer en el desánimo o desesperación y empezar a acumular errores en tu proceso de venta.

Para un particular esto es un problema, pero para un comercial de una agencia inmobiliaria lo puede ser más, ya que puede pasarse el tiempo enseñando viviendas sin cerrar ninguna operación. Por eso ellos, disponen de mecanismos de valoración para saber si ese potencial cliente se acerca a perfil de cliente real, y evitar de este modo visitas intrascendentes.

3. ¿TUS CONOCIMIENTOS JURÍDICOS ESTÁN A LA ALTURA?

No se puede poner una casa a la venta sin antes informarse de todo lo relacionado con las cuestiones legales y los contratos. Muchos compradores no aceptan el acuerdo porque el contrato que propone el propietario no les aporta ninguna confianza.

Hay muchas cláusulas que se deben tener en cuenta en un contrato de compraventa, además de cuestiones hipotecarias, posibles herencias, plusvalías y otros impuestos.

5. ¿VAS A TENER TIEMPO Y RECURSOS PARA DEDICAR A LA VENTA DE TU VIVIENDA?

Vender tu piso no es hacerle fotos y colgarlas en Internet. Los compradores buscan los inmuebles con las fotos más bonitas y profesionales. Tienes que destacar y estar siempre en los primeros puestos. Necesitas tener un certificado de eficiencia energética, coger el teléfono, detectar al comprador, hacer las visitas, y una larga listas de tareas. ¿Vas a tener tiempo de realizarlas todas con éxito?

Ya has visto los riesgos a los que te enfrentas si decides vender tu vivienda por tu cuenta. A nadie se le ocurriría ir a un juicio sin el asesoramiento de un abogado, ¿por qué te vas a enfrentar al mercado inmobiliario sin contar con la ayuda de un profesional?  En Agora MLS contamos con profesionales que te ayudarán y asesorarán sin compromiso sobre cómo vender tu vivienda en el menor tiempo sin correr riesgos.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*